La caza furtiva es un tema amplio, un negocio que forma parte del crimen organizado y que mueve millones al año.La-caza

La situación de muchas especies es crítica y se ve seriamente amenazada.

Miles de animales son asesinados cada año para traficar con partes de su cuerpo. Ya sea para exhibirlas a modo personal como trofeos, o para ser vendidas en el mercado negro, por sus supuestas propiedades medicinales.
Los furtivos son pequeños ejércitos, a menudo mejor preparados que los guardas forestales de los parques nacionales y las numerosas reservas privadas, que cuentan con muy buenos equipos de comunicación y potentes armas.

Los Gobiernos junto a organizaciones y agencias de control de la Naturaleza de varios países en África y Asia que se encuentran afectados, intentan controlar la situación, pero resulta complicado, ya que se dan varios aspectos desde culturales, sociales y económicos, sin olvidar a las potentes mafias muy bien organizadas.

Hacen falta más fondos para combatir el furtivismo desde la base de las comunidades locales, y que se apliquen penas más duras y superiores a los cazadores, y a todo aquél que colabore con ellos, para poder intimidar a los infractores.

Se estima que el año 2012, 22.000 elefantes fueron asesinados en África. La situación es crítica, especialmente grave en África central, donde las tasas de capturas ilegales es el doble de la media del continente.

Factores como la debilidad de los gobiernos, la pobreza de los habitantes en muchas zonas de África y la creciente demanda de marfil en los países consumidores, hacen que la caza furtiva de elefantes y rinocerontes vaya en aumento.

A todo esto, hay que añadir un dato muy importante y relevante, y es que guerrillas y grupos armados de esas zonas se financian a través de la caza furtiva y de los beneficios que genera.

Grupos rebeldes del propio territorio, habitualmente, en África, cazan de forma ilegal para financiar sus actividades militares y comprar armas. Con las que mataran, no sólo a animales, sino también a personas.

 

(Artículo propiedad de Associació Essència Animal).