EDUCAR en los valores, el respeto, la empatía y el conocimiento.La-caza

Es muy importante que los niños, desde muy pequeños, aprendan a través de sus padres, familiares y educadores, a respetar y a valorar la naturaleza y los animales.

El amor por los animales y la naturaleza les llevará a actuar en correspondencia con estos sentimientos, contribuyendo a su cuidado y preservación.

Cada acción que se realice para lograr un mundo mejor para todos, por pequeña que sea cuenta, y hay que tomarla en consideración.

Promover una educación que defienda que los animales son individuos con unos intereses y unos derechos, y que nuestros actos los pueden beneficiar o perjudicar.

Los expertos aseguran que en compañía de los animales los niños crecen más tranquilos, sanos y seguros de sí mismos, aportando numerosos beneficios a su desarrollo físico y emocional.

La interacción que surge entre ellos en un entorno con animales y en un ambiente familiar, presenta numerosos beneficios en el desarrollo cognitivo, socio-emocional y físico de los niños.

El contacto físico, las caricias, los mimos… le permiten desarrollar la experiencia táctil, aportándole seguridad en sí mismo y en las relaciones con los demás.
Diversos estudios realizados afirman que convivir con animales, ayuda a potenciar y reforzar el sistema inmunológico del bebé y de los niños.

Además poco a poco aprenden a asumir responsabilidades, desarrollando la empatía y comunicación, mostrando respeto y sensibilidad, creando un fuerte vínculo y despertando a las emociones.

Educar a los niños basándonos en el respeto, formando así futuros individuos adultos conscientes, coherentes y responsables, capaces de pensar por sí mismos, adquiriendo hábitos y costumbres libres de sufrimiento animal.

Retomar el contacto con la naturaleza y los animales, tomando caminos que nos lleven a vivir en armonía y en comunión con todo lo que nos rodea.

 

(Artículo propiedad de Associació Essència Animal).